Blogia
Una piraña en el bidé

La bruja de Blancanieves

Mooola!Nunca hubo otro personaje que me diera más miedo cuando era pequeño. La bruja de Blancanieves de Disney (aquella vieja vestida toda de negro, con el pelo blanco y una enorme verruga en la nariz) fue durante mucho tiempo uno de mis mayores terrores infantiles. La madrastra en cambio me daba mucho morbo, me parecía mucho más guapa que Blancanieves y encima era muy mala, pero con la bruja no podía.
La culpa no la tuvo la película sino un cuento que me regalaron de pequeño en el que venían ilustraciones de la película. Y digo bien, eran ilustraciones y no fotogramas. Basándose en el estilo de los personajes de Disney habían dibujado en una página completa a la bruja sumergiendo la manzana en la marmita ponzoñosa del veneno, junto al cuervo de ojos amarillos y una calavera a la que le faltaba la tapa del cráneo. La escena la completaba el espejo mágico al fondo. Era de esos dibujos que te siguen con la mirada desde cualquier punto, eso unido al gesto que el dibujante había logrado en su cara, con el ceño fruncido, y aquel diente único bailándole en la boca constituía una imagen que no he podio olvidar nunca y que de niño me daba autentico terror…
Apagaban la luz de la habitación, me acordaba de la bruja y entonces me tapaba hasta arriba, completamente mudo, hasta que vencido por el sueño me quedaba dormido. Nunca les dije nada a mis padres y con el tiempo y según fui creciendo la bruja de Blancanieves dejo de darme ese miedo…
Hoy he vuelto a acordarme de ella y del pánico que me daba, y aprovechando la visita de un amiguete a EEUU le he pedido que me busque una figura de la bruja, parecida a la de la foto que ilustra este artículo, que este bien hecha, y que engrose mi colección de muñecos y figuras para recordar aquel terror infantil con una sonrisa en los labios…
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres