Blogia

Una piraña en el bidé

Intentando volver...

Este amor apasionado
anda todo alborotado por volver.
Voy camino a la locura
y aunque todo me tortura, sé querer.

Nos dejamos hace tiempo
pero me llegó el momento de perder.
Tú tenías mucha razón;
Le hago caso al corazón
Y me muero por volver...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

El momento “Monk”

It´s a jungle out there...El nombre viene del detective protagonista de la serie “Monk” que echan habitualmente la noche de los lunes en Calle 13, uno de los canales de canal satélite digital. Telemadrid también emitió algunos capítulos aunque no se si la serie sigue en antena. La historia va de un policía, Adrian Monk, que era el mejor policía de San Francisco hasta que asesinan a su mujer y se convierte en un maniaco obsesivo compulsivo y le expulsan del cuerpo. Así Monk pasa a ser un detective privado acompañado de su enfermera, Sharona, que le ayuda con sus manías y con los casos a resolver.
Tras recomendaros que veáis la serie que es bastante entretenida , paso al grano.
He bautizado como “El momento Monk” a ese yuyu que me da a veces y que muchos califican de obsesivo compulsivo. Son esas pequeñas manías que creo que todos tenemos. Aunque a veces Rebeca me mira raro. Me pasa cuando algo no esta colocado como me gustaría o como yo creo que debe estar colocado, con la limpieza y el orden, con la simetría de objetos colocados en casa o cuando no recuerdo si he cerrado la puerta de casa con llave al salir y tras bajar un piso he de volver para asegurarme de que esta cerrada correctamente...
Rebeca podría contaros innumerables manías y “momentos Monk” que a veces supongo que la divierten y otras en cambio la terminaran irritando, aunque ella es muy buena persona, me quiere con mis manías y casi nunca me dice nada. Hoy por ejemplo, sin ir mas lejos me he visto obligado a cambiar uno de los embellecedores de la luz del portal. Nos están reformando la escalera y los pintores han quitado los embellecedores de los interruptores de la luz del portal. Cuando he llegado a casa ya habían terminado pero habían colocado uno al revés. Lo he sacado y lo he colocado bien. Ha sido mi momento Monk del día. Supongo que os habrá pasado alguna vez... o a lo mejor soy yo el raro...

¡Ya estoy aqui de nuevo!

Llevaba un tiempo dándole vueltas a la pelota. Tenía que volver a retomar la piraña (mucha gente me comentaba que qué pasaba, que por que ya no escribía, que se lo pasaban bien con mis historietas) pero me resultaba un poco desagradecido para aquellos que me leían de manera mas asidua, volver sin mas, sin ni siquiera hacer un cambio. Así que decidí cambiar el diseño de la pagina y hacer como un segundo episodio de la piraña en el bidé. Me gusto mucho la experiencia weblog pero tuve que dejarla por que resultaba esclava y hubo un error de planteamiento. A veces se me ocurrían en un día varios temas y como no tenia tiempo de desarrollarlos se quedaban ahí en espera de ser desarrollados. Luego con el paso de los días, los retomaba y el sentirte obligado a escribir de un tema, cuando no tenías muchas ganas, comenzaba a pesar. Así se formo una bola de nieve de temas acumulados que decidí no proseguir y deje estancada a la piraña, al bidé y a todo lo que pille. Ahora con el mono de escribir mas fuerte que nunca, vuelvo con otro rollo y a intentar divertirme con algo que siempre me gustó: contar historias...

Vaya retraso

si

Yo que se lo que me toca

aaaargh me duele el oido

Crónica veraniega: Los calcetines del Conde Drácula

kuku

Crónica veraniega: Catetos cosmopolitas

kuku

Crónica veraniega: El Yaya´s Palace

tras

Crónica veraniega: La aventura del Ventura

Fue una noche cenando en el hotel. Después de darnos una gran paliza a andar Rebeca no se encontraba con muchas ganas de salir por ahi a cenar y decidimos quedarnos en el restaurante del hotel. Nosotros ibamos por libre pero habia gente en el hotel de distintas nacionalidades que iba en grupos y que tenian concertada la cena mediante la agencia de viajes. Por ese motivo a nosotros nos sentaron en un salón aparte. En ese salón solo habia dos mesas ocupadas además de la nuestra

Crónica veraniega: Nombres de aeropuertos

Solo como un poeta en el aeropuerto...Siempre me han gustado los nombres de los aeropuertos. No se por que, me han llamado siempre la atención. Cuando viajo a algún sitio me gusta saber el nombre del aeropuerto, no solo por saber donde aterrizo y tener esa información sino para intentar memorizarlo. Hay algunos de los que no he podido conocer su nombre como el de Santo Domingo. O era algo tan sobrio y poco original como Aeropuerto Internacional de Viena o de Cancún.
¿Quién le pondrá el nombre a los aeropuertos? ¿A quién se le ocurrirá decir pues a este lo vamos a llamar fulanito? Al encargado de ponérselo me gustaría decirle que lo de aeropuerto internacional no vale:
- Oiga es que yo a mi "aeropuetto" le quiero pone "Aeropuetto Intennacional de Villatobas de abajo"...
- Aaaah no, no vale no vale y no vale, no me vale pan y tomate...
Está prohibido, invéntese otro nombre. Un poquito de imaginación y de por favor a la hora de ponerle nombre a su aeropuerto, señor. Que menos que un nombre original con lo que habrá costado hacerlo. En cambio, si recuerdo otros nombres algunos con especial cariño, Gatwick y Heathrow en Londres, Fiumicino en Roma, Schiphol en Amsterdam, Charles de Gaulle en París, Marco Polo en Venecia, Malpensa en Milán, Ferihegy en Budapest, Eleftherios Venizelos en Atenas, Ruzyne en Praga, Reina Sofía en Tenerife, Peinador en Vigo, El Prat en Barcelona y por último Barajas en Madrid.
Como dice el Sabina "He llorado en Venecia, me he perdido en Manhattan, he crecido en La Habana, he sido un paria en Paris, México me atormenta, Buenos Aires me mata...""...pero siempre hay un vuelo de regreso a Madrid..."

Crónica veraniega: La vida en maletas

¿A dónde va tu vida?Mientras esperamos la cola de la facturación me detengo en la gente y en sus maletas. Observándolas puedes aprender algo sobre sus dueños, si es la primera vez que salen o no viajan muy a menudo o si, por el contrario, ya son viajeros experimentados. Hay maletas nuevecitas compradas "ad hoc" para el viaje de turno o regaladas para el viaje de novios, todas a juego, acompañadas por parejitas acarameladas. Las hay con ruedecillas y "trolley" para llevarlas más cómodamente y otras como las mías, desvencijadas y traqueteadas que han visitado cantidad de aeropuertos y lugares del mundo (nunca los suficientes), que han estado en cien mil batallas.
Donde más claro ves si la gente viaja realmente por primera vez, es en la facturación del equipaje. Primero en función del número de bultos que factura, luego en su tamaño y por último en el peso. Nosotros nunca superamos los 10 Kg. por maleta, y este es el primer año que hemos llevado dos maletas para repartir un poco los pesos ya que me tocaba a mi ser el porteador por que no quería que Rebeca llevase peso. En total, según la pesadora de la facturación, son 18 Kg. las dos maletas. En cambio las señoras de delante han facturado sendas maletas una de 40 Kg. y otra de 30 Kg. Por supuesto han tenido que pagar suplementos por facturar tanto peso. De estas señoras he inferido que o era la primera vez que viajaban o no salían muy a menudo. Sobre todo cuando les pareció mal tener que pagar por sobrepeso. ¿Que pueden llevar esas señoras metido en las maletas? ¿Toda su vida? Y si es así... ¿para qué? ¿Para que a lo mejor se pierdan? Imagínate perder toda tu vida en un instante...o que si la recuperas, tu vida haya hecho más kilómetros que tú mismo...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Crónica veraniega: Salida al aeropuerto

¿Viajan las hormigas?¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?¿A que huelen las nubes?Vamos en un taxi con dirección al aeropuerto para salir hacia Budapest. Nuestro taxista se llama Valentín. Lo leo en la identificación que les obligan a llevar desde hace un tiempo a la vista con su foto y la licencia. Su segundo apellido es alemán y a juzgar por el primero, su padre debió emigrar a Alemania cuando el boom de Alfredo Landa en "Vente a Alemania Pepe" a compartir saliva con las vikingas. Compartió mas de la cuenta con una y de ahí salió nuestro taxista Valentín.
Rondará los treinta y tantos largos y tiene un libro en la guantera. Valentín lee a Unamuno en un libro con el lomo naranja. "Del sentimiento trágico de la vida", pobre Valentín, es un escéptico, o quizá un desengañado a juzgar por el rosario fluorescente que pendulea en el retrovisor....o a lo mejor estudia filosofía y letras, cuando tiene un rato.
Valentín tiene todos los cristales del coche forrados con pegatinas que me recuerdan que puedo pagar con Visa, Mastercard, Maestro, 4B y Euro 6000, y también tiene un tic en el hombro.
El taxi se para según vamos llegando a la Terminal 1, la cola de automóviles es inmensa. Mientras tanto en el arcén dos hormigas se dirigen hacia el aeropuerto. Pienso si sobre sus diminutos cuerpos llevaran maletas, quizá las dos hormigas van de viaje también a algún sitio y una le dice a la otra:
- No llegamos a facturar. Ya sabes que luego se forman unas colas tremendas y no nos va a dar tiempo a embarcar.
- Si no metieras tantas cosas en las maletas...Ni siquiera con la fuerza que me permite levantar mi peso cincuenta veces puedo mover este fardo...

Crónica veraniega: El violador de naranjas

¡Socorro! ¡Socorro! -gritaba la pobre naranjitaA veces se me pira la pinza y me imagino cosas. Creo que es el resultado híbrido de haber leído tantos cómics y haber visto tantos dibujos animados en la tele. Quizá los psicólogos lo encuentren de lo más acertado y seguro que tienen una explicación verosímil para mi caso. Uno de los días que estuvimos, entre periplo y periplo en Madrid, estaba Rebeca en la cocina haciéndose un zumo de naranja natural, ella como siempre tan feliz con sus naranjitas para zumo y su exprimidor amarillo pollo. Y me puse a observarla. Me imagine las naranjas como si fueran ofrecidas en sacrificio a un gran violador eléctrico. Y ahí mientras las cortaba por la mitad, como si de un sumo sacerdote se tratara y las sodomizaba con aquel vibrador gigante para naranjas, me dieron pena las pobrecillas. Y mi mente, que como ya digo, a veces se va por ahí, por los cerros de Úbeda, imaginaba al exprimidor eléctrico riendo a mandíbula batiente, con una risa tipo Jabba (para los neófitos: aquel mafioso personaje de El Retorno del Jedi semejante a un inmenso sapo) bigotillo fino de facha-villano y a las pobres naranjillas con ojillos y boquita, llorando cual cerditos al matadero:
- No por favor señor, aun no estamos preparadas, no tenemos suficiente zumo...
- Calla mandarina plebeya, ahora sabrás que del dolor al placer hay solo un pequeño paso, UHAHAHAHAHHAHA!
- No bua, bua, si nos hubieran dejado mas tiempo...mira ahora mismo acaba de caer Nectarina Gutiérrez, aquella que presumía que sus ancestros eran de Washington... Que cruento destino nos espera...
- Las de “Washing” si que viven bien y no nosotras que ya ni siquiera somos de Valencia...de Sudáfrica y gracias...
- Las de la China, esas si que eran grandes, como esas no había ninguna...
- Callaos el gran gigante ha de beber los jugos que resulten de nuestra unión...BRZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZ AAAAAARGH!

¿En que piensas? -interrumpe Rebeca sonriendo al darse cuenta de que la miro embobado...
- En nada, en mis cosas, en que cada día me gusta más el zumo de bote...

Crónica veraniega: La señora de los CDs

Nos pilló en uno de esos días que hicimos escala en Madrid durante las vacaciones. Acabábamos de llegar de Vigo (donde estuvimos tras la visita a Cambados, viendo a otros amigos) y teníamos cita con el ginecólogo. Tras acabar del médico, volvimos dando un paseo y a Rebeca le entro hambre (ahora le ocurre a menudo) y decidimos parar a tomar algo en un bar. Cuando ya llevábamos allí un rato, degustando unas sabrosas tapas se acercó a nosotros. Tendría entre sesenta y muchos y setenta y tantos años, el pelo blanco recogido en un moño y unas gafas menudas que se sujetaba al cuello por una cadenilla. Así a bote pronto me recordó un poco a la señorita Rottenmeier de Heidi, aunque de rostro más amable. Se acercó a nosotros y haciendo gala de una exquisita educación dijo: "Perdonen que les interrumpa... ¿les apetecería disfrutar de un poco de música?" y diciendo esto nos tendió una pila de CDs. Los CDs no eran piratas, eran originales y todos de música clásica. Tenía bastantes y en la puerta, un carrito de la compra, aseguraba más material. "No muchas gracias" -dijimos."Gracias y perdonen la molestia" -se despidió igual de educadamente. Se los ofreció a todos los que estaban en el bar, charló un momento con el dueño (debía pasar a menudo por allí), cogió su carrito y se fue.
Nos quedamos un poco alucinados. Estábamos acostumbrados a los orientales, pero nunca a que una venerable anciana nos ofreciera música. Me quede con las ganas de haberla cogido algo...

Crónica veraniega: El timo de la JVC MX-7000

Una vista de la JVC MX-7000Fue Montse, una de las hermanas de Elena, la que me lo contó. Me dijo que en las fiestas del Albariño, allí en Cambados, le habían comprado a un marroquí una cámara de vídeo digital por 160 €. Inicialmente creyeron que era de alguna partida robada. Cuando al cabo de los días la estuvieron probando dijeron que el tipo les había timado. Apenas grababa unos 15 minutos de vídeo y sacaba algunas fotos. Ellos me preguntaron, y al ponerme al día del asunto mi cara fue de completo asombro:
- ¿Pero es una cámara de vídeo, de verdad?
- Si pero no graba nada mas que 20 minutos
- ¿Y te deja hacer fotos?
- Si pero solo unas pocas
- A ver si es que tiene poca memoria interna y se gasta en seguida
- ¿Pero no usa cintas para la película?
- No...
El kit completoTras hablar un rato del tema, Montse insistió en que la viera y me la llevara a Madrid para investigarla y trastear. Me dijo que no iban a hacer uso de ella por que grababa muy poco tiempo. Así que me la traje y la tengo en casa. La estuve investigando y la cámara venía con un trípode pequeñito para apoyarla, una tarjeta de memoria SD de 32 Mb (inicialmente creía que el problema estaba ahí, en la poca capacidad de la tarjeta de memoria), un cable USB, un cable para conectarla a la TV, un CD con software y un pequeño manual de instrucciones, todo ello metido en una bolsa de lo más cuco. Al final me di cuenta de que en cierto modo tenían razón. No era una verdadera cámara de vídeo. Es una cámara de fotos digital que graba vídeo. Y por eso graba tan poco, por que lo almacena en la tarjeta de memoria de 32 Mb que lleva incorporada. Lo que han hecho es disfrazarla de cámara de vídeo. Poniéndole una lente, un visor (que no funcionan) y unas baterías que cuando la sacas, te das cuenta que en realidad es el contenedor de dos pilas normales de 1,5V. La historia es que si no sabes mucho del tema, te la cuelan, por que aun haciéndote una demostración la cámara graba. Y esta perfectamente imitada. Y además si empiezas a regatear y ves que te la dejan por el precio que se la dejaron a mis amigos pues picas fijo.
La resolución de las fotos no es muy mala (4Mpx) pero el problema es que no tiene flash. Así que ya sabéis, depende de para que la queráis. Grabar video puede grabarlo tirando de tarjeta y hacer fotos solo por el día o en sitios con buena luz. También puedes utilizarla para grabar en el VHS conectándola a la tele. En fin, que si bien no es una cámara buena, si eres un poquito "geek" le puedes sacar algún provecho. El otro día me la ofrecieron por el centro de Madrid. De todos modos tened cuidado, pues he estado investigando por Internet y parece que le han dado el timo a mas gente y no precisamente por 160 €...
Más información sobre la JVC MX-7000
Búsqueda en Google
Un vídeo que hice con la cámara y el software que venia (4 Mb)Descargar el video

Crónica veraniega: Cómo comer una nécora

Yum! Yum! bichitooos...Nuestros primeros pasos en las vacaciones de este año nos llevaron a la villa de Cambados en Pontevedra. Fuimos para saludar a los amigos José y Elena, y a conocer a la pequeña María, que por aquellas fechas ya contaba con unos mesecillos (que tranquilidad de bebé, que niña tan buena)
Desde aquí en primer lugar quiero como siempre agradecer la hospitalidad de José y Elena y sus familias que, además de ser unos anfitriones perfectos, se portaron como siempre fenomenal. Uno de los días nos metimos una mariscada los cuatro. Como se dedican al mundo de los mariscos (sobre todo moluscos) y como buenos gallegos, seleccionaron ellos personalmente el material y lo hicimos en su propia casa. A saber: 3 kilos de mejillones, 3 kilos de almejas, 3 kilos de nécoras y 3 kilos de berberechos. Como en la canción de Sabina “se cortaron de meterse algo más fuerte” (además no era temporada de centollo y otros mariscos, estaban en veda, y Jose y Elena para eso son muy legales). Los mejillones los hicimos parte a la vinagreta y parte al vapor (la vinagreta estaba de muerte) y las almejas a la marinera (tremendas, le salieron soberbias a Elena), todo lo regamos con unos albariños de Martin Códax y Terras Gaudas (os los recomiendo, son unos vinos gallegos magníficos)
Cuando nos pusimos a la faena me tropecé con las nécoras y que queréis que os diga, no sabía como comérmelas, uno no esta comiendo nécoras muy a menudo y menos a los precios que están por aquí por los Madriles (eso obviando el tema calidad, que aquellas nécoras eran gloria pura y aquí la gloria pura es también oro puro). Y entonces el amigo José Fiel, haciendo gala de su apellido, me dio una lección sobre las nécoras y sobre cómo comerlas. Primero me enseño a distinguir los machos de las hembras (que son mucho más sabrosas, por que a veces llevan incluidas lo que por allí llaman “corales”, que son las huevas de las futuras nécoras) fijándome en su abdomen. Las hembras tienen el abdomen mucho mas ancho que los machos. Los machos tienen el abdomen en forma de triángulo y acaba en un ángulo agudo. Tras esta distinción de sexos, me contó que lo primero que le quitas son las patas y las pinzas y tras partirlas por las articulaciones y sacarles la carne, atacas el abdomen que es relativamente sencillo de desmontar de la cubierta superior...

Prometo estarte... agradecido

Muchas graciasAntes de comenzaros a relatar mis aventuras veraniegas (que las hay) me gustaría dedicar el artículo de hoy a aquellos que me leen. Empecé "Una piraña en el bidé" por entretenerme, por pasar el rato y por que como soy un poco friki de las historias de Internet quise enterarme y acercarme al mundillo este de los blogs y las bitácoras. Y la cosa me enganchó. Y parece ser que no fue solo a mí, sino que la cosa le ha ido gustando a más gente. Como si de una bola de nieve se tratara primero empezaron a leerme los amiguetes, luego conocidos y gente que me conoce a través de otras personas (amigos, familia, trabajo) y por ultimo gente a la que no conozco pero que se ha tomado la molestia de leer mis artículos y algunos hasta de comentarlos.
Para que veáis que es cierto lo que os digo, os diré que cuando empecé con esto, el número de páginas vistas era de 118 en un mes y ahora he llegado a alcanzar la cifra de 1698. En cuanto a visitantes empezamos por 13 visitantes diferentes y en el último mes el total de visitantes diferentes es de 250.
Gracias a todos, de verdad, de esto no saco nada sino satisfacción personal y divertimento, por eso quiero dedicároslo a todos los que leéis estas historias que escribo y en especial y porque hasta el momento han dado la cara exponiendo sus pareceres a Varis, Antonio José, DuVeth, Cantabrona, rulifu, david, BillyBoy, Gema, Fernando “el quillo”, David “El aceituno”, Beatriz, Luis, Becario (que creo que es un alter-ego de Antonio José), Dr. J, Rebeca y Chemari

Un saludo a todos y gracias, vosotros hacéis que siga escribiendo...

K¦ñg Gë0®gë: la piraña del bidé

PD: A los tímidos, animaos a escribir comentarios, eso hace que esto tenga aún más gracia...

Una pequeña piraña en el bidé

Yo y mi retoño tomando el fresco en el bidéLo prometido es deuda. Aquí estoy de nuevo, tras la vuelta de vacaciones quiero compartir con vosotros la que se ha convertido en la gran noticia de nuestras vidas: vamos a ser padres para principios de Marzo. Una pequeña piraña vendrá a vivir con nosotros al bidé. La gente me pregunta que qué tal, que cómo lo llevo y a veces, como en la canción, no sé que contestar. Es una sensación muy extraña, a veces por un lado estas muy contento, otras se me olvida completamente y otras te entran los nervios, el miedo, la responsabilidad de saber que traes a alguien a este mundo y que has de educarlo, poniendo todo de tu parte para que sea, como mínimo, una buena persona. Y eso también es lo que más te asusta, el agobio de saber si vas a hacer bien algo que nadie te ha enseñado a hacer. Sobre todo con el ritmo de vida que se lleva hoy en día, todo el día corriendo, el padre y la madre trabajando para intentar vivir lo más cómodamente posible con esas jornadas laborales tan "flexibles". Otra cosa que me asusta es que personalmente creo que la paternidad responsable (ojo, la responsable, la otra no requiere nada mas que ponerte a lo tuyo), requiere tiempo y participación, un tiempo del que ahora no estoy muy seguro de disponer. Además del tiempo, trabajo duro y mucha responsabilidad, hay que estar preparado para crecer como persona y a cambiar. Todo eso a veces me da muchas vueltas en la cabeza y tengo que dejar de pensar. Aunque algunas veces me imagino allí, sentado con el bebé en brazos y tras la emoción, pienso que la alegría y satisfacción que puedo obtener a cambio merecen todos esos sacrificios.

Vacaciones Santillaaaana...

Por fiiin!!
Después de unos meses de duro y arduo trabajo, me llegan como a cada quisqui esos momentos gloriosos denominados vacaciones. Voy a largarme unos días fuera, a desconectar, a no acordarme del trabajo ni de casi nadie. A regar un poquito mi misantropía, mi homofobia y a relacionarme exclusivamente con unos pocos elegidos. No creo que en estos días sea tan friki de acercarme a un ordenador (aunque nunca se sabe). No escribiré ningún artículo hasta mi regreso. Así que si eres unos de esos fans maniacos que se han apuntado últimamente a leer mi blog (me consta en acta que los hay) y no pueden vivir sin él, te recomiendo que eches un vistazo a los archivos anteriores, han sido cuatro meses de historietas continuas, te los relees, comentas en los que tengas que comentar y a la vuelta, a parte de que prometo contestar a todo lo que haya llegado, vendré con las pilas cargadas y con muchas historias acumuladas en la mochila para contarte. Un saludete y no te olvides de lo que te he dicho, repasa, relee los clásicos, comenta si tienes dudas, que en Septiembre te pregunto...
¿Do you remember...
...agosto?
...julio?
...junio?
...mayo?
...abril?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Viejecitos en obras

Esos abuelitosComo todos los veranos y por no perder la costumbre, Madrid se ha llenado de obras, todo patas arriba. Nunca sé cuando veremos este Madrid mío terminado. Y mi barrio, claro está no iba a ser una excepción..."Estamos trabajando para mejorar su ciudad. Perdonen las molestias" reza un cartelito azul que han puesto por todas partes. La historia es que han levantado todas las aceras y no hay modo de caminar por la calle si no es por la carretera y obviamente pasan unos cuantos coches. Si a eso le unes que la población de mi barrio, como ya he comentado otras veces, tiene de 60 años para arriba de media, pues no veas la que se lía con los abuelitos por ahí en medio, entre medias de coches y demás movidas. Al final, como salga lo de la candidatura para los juegos Olímpicos de Madrid, los abuelitos de mi barrio se presentan en la categoría de “Esquivaje de coches” por que son los reyes del Mambo…
Los que también la lían son los abuelitos que se quedan mirando como ponen las baldosas de las aceras. Pero claro, como no tienen acera donde ponerse a mirar pues se colocan en la carretera...es curioso la cantidad de jubilados que se ven mirando las obras. Da igual de lo que sean, de gas, tuberías del agua, levantando y cambiando las aceras, asfaltando... ¿Por qué la gente mayor necesita estar mirando las obras?¿Hay algo que se nos escapa?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres